GUILLERMO LUIS COVERNTON

Propuestas de estudio del Dr. Guillermo Luis Covernton: Economía – Políticas Públicas – Libertad – Humanismo Cristiano

¿Qué es Dolarización, y a quién le conviene?

Por Guillermo Luis Covernton: Publicado el 11/3/2002 en Buenos Aires Económico.

Días atrás, aquí mismo, se publicó un artículo, ( “Dolarización: Una solución o puja de Intereses”, por Salvador Treber), que me parece emblemático para comprender porque la economía de nuestro país transita por tan difíciles senderos.

El artículo en cuestión no hace sino confirmar que el grado de confusión que sobre las cuestiones económicas siembran algunos analistas hace imposible un análisis técnico serio, desapasionado, profesional y ajustado a lo que la Ciencia Económica, ( y no la ideología política), requeriría para  hacer zafar al país del escollo en el que se encuentra varado, y que amenaza con echarlo a pique.

Su autor afirma, que haría falta un ingreso, vía endeudamiento de 55.000 millones de dólares para dolarizar la economía. Y no plantea ninguna otra forma de hacerlo. Es evidente que el articulo nos está planteando la imposibilidad de dolarizar. Y si no se puede dolarizar, lo único que nos resta es quedar a merced de una moneda doméstica que será manejada “en forma autónoma”, lo que es lo mismo que decir, de acuerdo a la conveniencia de los gobernantes de turno. ( Y atención, porque parece que los turnos, en Argentina, son cada vez más cortos).

Pensar que solo se puede mantener la estabilidad monetaria por la vía de incrementar aún más la deuda pública, (en un momento en que ha quedado probado que el crédito internacional y aún el interno han quedado cerrados), es por lo menos “naif”, e implica subestimar la capacidad de análisis del ciudadano medio.

Además sería como querer apagar el fuego con nafta o querer hacer callar a un chancho a palos.

Es absurdo plantear que la única forma de dolarizar la economía sea traer 50.000 millones de dólares en una valija, ( si es que entran), guardarlos en el Banco Central y luego emitir 50.000 millones de “recibos” en pesos y hacerlos circular, y con eso financiar el déficit fiscal. Eso además de descabellado e inflacionario, es exactamente lo que hizo el Dr. Cavallo en su última gestión, y es lo que nos ha llevado a donde estamos.

Al día siguiente los precios se elevarían a las nubes, por el incremento repentino en la cantidad de moneda.

El dinero es una institución económica que reconoce un origen espontáneo, privado y ajustado a las necesidades de la actividad económica. No entender esto es pretender que desde la esfera oficial se puede manipular una variable económica que es centralmente el termómetro de la economía. Implica no entender que si se destruye el sistema de precios, vía inflación, los empresarios se quedan sin información que les permita asignar recursos, y no pueden entender que bienes son los que los consumidores demandan, y que sistemas de producción pueden implementarse, dado un determinado stock de capital y según sea la preferencia por consumir o ahorrar que las personas del país demuestren en cada momento.

La solución a los problemas de liquidez que experimentó el sistema financiero, y con muchísima más gravedad las instituciones bancarias oficiales en los últimos días del año pasado y primeros de este año no se deben a que haya escasez de papeles impresos, ( sino, sería fácilmente solucionable imprimiendo papeles), ni a que haya escasez de dólares. Es un problema de confianza y de ruptura del marco jurídico.

La cantidad de dinero de una economía no depende exclusivamente de estas dos variables. Dependen también en gran medida de la velocidad de circulación y de las posibilidades que se den al mercado de generar lo que técnicamente se denominan “medios fiduciarios”, es decir medios de pago.

Veámoslo desde la esfera privada: Cuando cualquier comerciante solvente o empresario productivo no encuentra transitoriamente en su caja billetes o monedas para pagar una deuda, debe optar por cancelarla, girando un cheque sobre sus fondos depositados en un banco, o contra un crédito que obtiene de la entidad financiera.

En cualquiera de ambos casos, se están expandiendo los medios de pago. En el primero, es el empresario quien expande, basándose en su propio crédito. En el segundo caso, es el banco quien expande, basándose en el hecho generalizadamente reconocido de que normalmente nunca se retiran todos los depósitos bancarios al mismo tiempo y en el mismo día. Es decir que una mayor o menor cantidad de medios de pago depende de la confianza de todos los operadores económicos

Cualquiera de ambas conductas son lo que conocemos como expansión secundaria del dinero, y son la causa de que en los bancos, en los últimos meses, los ahorristas no encontraran el 100 % de sus depósitos. Y de que jamás vayan a encontrarlos en ningún sistema financiero del mundo que funcione con encajes fraccionales, ( es decir, que reciba depósitos para prestar una fracción importante de ellos a las empresas y familias).

Esencialmente, como vemos, un sistema financiero moderno funciona en base a la confianza: El ahorrista confía en que le devolverán su depósito. El banquero confía en que no le retirarán el 100 % de los fondos que recibió en un solo día. También confía en que, dado el caso, alguno de sus colegas banqueros le prestará dinero para cubrir situaciones transitorias de iliquidez. Quien toma un préstamo confía en que no le exigirán la devolución del crédito mañana, y por eso lo invierte en una actividad productiva que, quizás, tarde meses en dar frutos.

Todos confían en que el dinero mantendrá su poder adquisitivo, y que con la misma cantidad de dinero podrán comprar similar cantidad de bienes en el futuro.

Sin esta confianza, no habrían inversores, banqueros, tomadores de prestamos, pero esencialmente, tampoco habría dinero fiduciario. Y como vemos, para nada de esto se requiere de la acción del estado. Lo que se requiere es que el estado se abstenga de generar distorsiones. El sector privado jamás ha necesitado del estado para que este le provea de moneda, y en los últimos años, esto se había hecho evidente: Todo el dinero que había en la economía provenía de lo que el sector privado había generado como reservas de divisas, y que había entregado al estado a cambio de esos  “recibos en dólares”, que eran los “pesos convertibles”. La gente se los prestó al estado, gratis, sin cobrarle ningún interés, simplemente por la confianza que este les merecía.

Cuando en respuesta a esa confianza se responde incautándole a los particulares su riqueza legítimamente ganada, y destruyendo el derecho de propiedad, a partir de allí se genera la iliquidez que padecemos: la gente sospecha que el dinero perderá valor, y se acelera la velocidad de circulación. Nadie confía en que los bancos devuelvan depósitos, dado que ya no los están devolviendo. Ninguna casa matriz de un banco extranjero acude en auxilio de su filial en Argentina, ( lo que les llevaría menos del 1 % de sus depósitos totales, en cualquier caso), no porque no puedan o no sea lo que se hace en estos casos: Simplemente porque no hay confianza.

En la medida que no se detenga la ruleta redistributiva y se deje de repartir precios, ningún empresario querrá producir en nuestro país.

Si no se detiene de una vez el gasto improductivo del estado, ya nadie querrá pagar impuestos, simplemente querrán hacer caer al presidente golpeando sus cacerolas.

Pero la máxima confusión radica en creer que la soberanía es hacer la soberana voluntad del gobernante de turno: eso no es soberanía, es totalitarismo. Y eso, sino es convertir al país en una colonia, es convertirlo en un feudo medieval.

Un estado moderno, con un poder legítimo emanado de sus habitantes, solo puede darse en el marco de un sistema republicano que someta al gobernante a la voluntad del gobernado. Esos fueron los ideales de la gesta de mayo y de la gesta sanmartiniana.

No dejamos de ser colonia para ser víctimas de una facción de nuestros compatriotas.

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: